La eficiencia energética en las empresas

La eficiencia energética en las empresas

La eficiencia energética de una empresa consiste en la reducción del consumo necesario para brindar cualquier producto o servicio o para realizar cualquier actividad. Su objetivo es proteger el medio ambiente reduciendo el dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero emitidos a la atmósfera. De manera similar, la reducción del consumo también se traduce en ahorros económicos, porque a medida que disminuye el consumo de energía, también disminuirán las facturas y, por tanto, uno de los mayores gastos mensuales.

La Agencia Internacional de Energía (AIE) estima que para 2050, mejorar el uso eficiente de la energía en los edificios, los procesos industriales y el transporte podría reducir la demanda mundial de energía en un tercio. 

Ventajas de apostar por el ahorro energético en las empresas

Como consumidores directos de energía, tienen la posibilidad de reducir el consumo para reducir el gasto y promover la sostenibilidad económica. Una decisión que tiene un gran impacto en la política y el medio ambiente. Asimismo, es una medida para maximizar la rentabilidad y eficiencia en los procesos productivos y comerciales.

Por tanto, desde esta perspectiva, la principal ventaja y la principal motivación es ahorrar dinero. Sin embargo, se ha demostrado durante mucho tiempo que la eficiencia energética aporta otros beneficios adicionales a las empresas, denominados beneficios múltiples, beneficios adicionales o beneficios no energéticos.

Estos incluyen reducir el impacto del cambio climático causado por la contaminación del aire, aumentar la seguridad energética, lo que significa que los consumidores corren el riesgo de subir los precios y mejorar las condiciones interiores y la salud en general.

Los métodos que intentan calcular el valor monetario de estas ganancias, como Tuominen-Seppänen, muestran que el rendimiento económico proporcionado por las inversiones en eficiencia energética es mayor que el valor de la energía ahorrada.

Otros beneficios de la eficiencia energética

Además de los aspectos económicos y medioambientales, la eficiencia energética también beneficia a las empresas en muchos otros campos. Por ejemplo, la digitalización del sector permite una mayor optimización del consumo, ya que existen herramientas para controlar y analizar los gastos en los diferentes procesos productivos.

Esto equivale a una mayor productividad, lo que significa que las empresas más eficientes energéticamente son también las más competitivas.

El uso eficiente de la energía para crear entornos de trabajo saludables

El uso eficaz de la energía tiene un impacto fundamental en la creación de un entorno de trabajo saludable, que es otra gran ventaja de la empresa. Ayuda a mejorar la salud y el bienestar de los empleados, reduciendo así el riesgo de enfermedades cardiovasculares y respiratorias, así como alergias, estrés o ansiedad, especialmente en grupos vulnerables.

Esto significa que los empleados pueden desempeñarse mejor y aumentar la productividad de la empresa. Por lo tanto, la tasa de movilidad laboral es menor porque puede atraer y retener talentos mejor. Los empleados evalúan positivamente a las empresas que se enfocan no solo en las ganancias económicas, sino también en el bienestar social y la sustentabilidad ambiental.

La mejora del clima laboral ayuda a reducir los costos de operación y mantenimiento, lo que tiene un impacto decisivo en la competitividad de la empresa, porque aumenta los márgenes de ganancia, mejora la calidad del producto y acelera la producción. Alinear las estrategias de eficiencia energética con las prioridades netas puede ayudar a las empresas a fortalecer sus negocios y aumentar la probabilidad de inversión y expansión.

Consecuencias en la generación, transmisión y distribución de la energía

El compromiso del sector industrial y comercial de incrementar los planes de acción de eficiencia energética ha tenido un impacto muy positivo en la producción, transmisión y distribución de energía. Al aumentar la confianza en estos sistemas, se reducirá la volatilidad de los precios de mercado. Esto significa que las empresas proveedoras también pueden aprovechar estos beneficios adicionales.

Al hacer que la energía sea un recurso accesible para los consumidores, estas empresas pueden reducir los costos de gestión y, por lo tanto, aumentar las ganancias. Asimismo, la actualización continua del sistema de distribución de energía es muy costosa, pero cada vez más innecesaria, por lo que la implementación de la eficiencia energética se traduce en una mejora en la red operativa.

No existen comentarios

Lo sentimos, los comentarios están cerrados